Los cambios en las empresas suelen ser traumáticos en la mayoría de los casos. No es fácil adaptar nuevos procesos e incluir nuevos conceptos bajo determinados contextos y eso nos lo mostró la crisis epidemiológica en los últimos dos años.

Existían básicamente dos alternativas para las empresas, o se adaptaban al cambio, o simplemente dejaban de existir en un mercado sin misericordia y altamente inestable. Si estás leyendo este artículo, quizá seas una de aquellas empresas que desafiaron la crisis y no solo se adaptaron a la misma, sino que además buscaron el cambio en sus procesos.

Veámoslo de esta manera. Si en los años 50 se hubiera producido una emergencia sanitaria como la reciente, casi con seguridad la mayoría de las empresas que contaban en su personal con equipos comerciales y de servicios habrían sucumbido ante dicha adversidad. Sin embargo, y aunque grandes empresas no lograron sostener el impacto reciente de la pandemia, la mayoría se logró adaptar gracias a la tecnología y con nuevos procesos no solo hicieron frente a la crisis, además incrementaron su productividad y por ende sus ventas.

Si algo positivo dejó las limitaciones de la pandemia en las empresas, fue el uso de la tecnología al servicio de los clientes. Sin duda, fueron cambios que seguramente se mantendrán en el futuro, ya que ofrece un gran número de beneficios en cuanto a productividad, ventas y ahorro en comparación a la realidad inmediatamente anterior.

Organizaciones prestadoras de servicios que cuentan con talento humano en campo, han implementado cambios que suponen evolución en sus procesos. Gracias a herramientas como R-SALES con la tecnología nuevamente siendo el factor clave, las organizaciones planean, supervisan, y controlan procesos que realizan sus colaboradores fuera de la organización en actividades como ventas, instalaciones, entregas, visitas médicas, entre otras.

Con este tipo de herramientas, la empresa no solo realiza un mapa de actividades y roles determinados, además supervisa en tiempo real el ejercicio del personal en campo que requiere manejo de inventario, ventas y facturación de parte de los colaboradores. Por otra parte, permite controlar de manera remota entregas, recaudos y rutas.

Si bien el coronavirus dejó muchas dificultades para el mercado en general, muchas otras oportunidades solo las vimos en medio de la emergencia y ahora se consolidaron gracias a la tecnología moderna. R-SALES es el mejor ejemplo del cambio positivo, es el resultado de la resiliencia que ahora moderniza y se consolida en un mercado cada vez más cambiante.

Si deseas conocer más sobre esta potente herramienta, haz clic aquí y solicita una demostración gratis!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.